Biblioteca Popular José A. Guisasola


EL VIAJE



"El viaje", cuento completo (texto e ilustraciones) del escritor norteamericano Arnold Lobel. Extraído del libro Historias de ratones, de Arnold Lobel. Traducción de Xosé Manuel González. Pontevedra, Kalandraka Editora, 2000). Visto y leído en: Revista Imaginaria



HABÍA UNA VEZ UN RATÓN
QUE QUERÍA VISITAR
A SU MADRE.
ASÍ QUE COMPRÓ UN COCHE
Y SE DIRIGIÓ
A CASA DE SU MADRE.
CONDUJO Y CONDUJO
Y CONDUJO
HASTA QUE EL COCHE SE ROMPIÓ.




PERO A UN LADO DE LA CARRETERA
HABÍA UNA PERSONA
QUE VENDÍA PATINES.
ASÍ QUE EL RATÓN COMPRÓ
UN PAR DE PATINES
Y SE LOS PUSO.
PATINÓ Y PATINÓ
Y PATINÓ
HASTA QUE LAS RUEDAS SE SOLTARON.
PERO A UN LADO DE LA CARRETERA




HABÍA UNA PERSONA
QUE VENDÍA BOTAS.
ASÍ QUE EL RATÓN COMPRÓ
UNAS BOTAS Y SE LAS PUSO.
CAMINÓ Y CAMINÓ
Y CAMINÓ
HASTA QUE LAS BOTAS…
…SE AGUJEREARON.
PERO A UN LADO DE LA CARRETERA
HABÍA UNA PERSONA




QUE VENDÍA TENIS.
ASÍ QUE EL RATÓN COMPRÓ
UN PAR DE TENIS.
SE PUSO LOS TENIS Y CORRIÓ
Y CORRIÓ Y CORRIÓ
HASTA QUE LOS TENIS
SE GASTARON.
ENTONCES SE LOS QUITÓ
Y CAMINÓ
CAMINÓ Y CAMINÓ




HASTA QUE LOS PIES SE LE LASTIMARON TANTO
QUE NO PUDO SEGUIR ANDANDO.
PERO A UN LADO DE LA CARRETERA
HABÍA UNA PERSONA
QUE VENDÍA PIES.
ASÍ QUE EL RATÓN SE QUITÓ SUS VIEJOS PIES
Y SE PUSO UNOS NUEVOS.
Y ASÍ ANDUVO HASTA LLEGAR
A CASA DE SU MADRE.
CUANDO LLEGÓ,




SU MADRE SE ALEGRÓ MUCHO DE VERLO.
LO ABRAZÓ…
…Y LE DIO UN BESO
Y LE DIJO: - ¡HOLA, HIJO!
¡QUÉ BIEN TE ENCUENTRO
Y QUE PIES NUEVOS
TAN BONITOS TIENES!




EL VIAJE, de Arnold Lobel



HABÍA UNA VEZ UN RATÓN
QUE QUERÍA VISITAR
A SU MADRE.
ASÍ QUE COMPRÓ UN COCHE
Y SE DIRIGIÓ
A CASA DE SU MADRE.
CONDUJO Y CONDUJO
Y CONDUJO
HASTA QUE EL COCHE SE ROMPIÓ.

PERO A UN LADO DE LA CARRETERA
HABÍA UNA PERSONA
QUE VENDÍA PATINES.
ASÍ QUE EL RATÓN COMPRÓ
UN PAR DE PATINES
Y SE LOS PUSO.
PATINÓ Y PATINÓ
Y PATINÓ
HASTA QUE LAS RUEDAS SE SOLTARON.

PERO A UN LADO DE LA CARRETERA
HABÍA UNA PERSONA
QUE VENDÍA BOTAS.
ASÍ QUE EL RATÓN COMPRÓ
UNAS BOTAS Y SE LAS PUSO.
CAMINÓ Y CAMINÓ
Y CAMINÓ
HASTA QUE LAS BOTAS…
…SE AGUJEREARON.

PERO A UN LADO DE LA CARRETERA
HABÍA UNA PERSONA
QUE VENDÍA TENIS.
ASÍ QUE EL RATÓN COMPRÓ
UN PAR DE TENIS.
SE PUSO LOS TENIS Y CORRIÓ
Y CORRIÓ Y CORRIÓ
HASTA QUE LOS TENIS
SE GASTARON.
ENTONCES SE LOS QUITÓ
Y CAMINÓ
CAMINÓ Y CAMINÓ
HASTA QUE LOS PIES SE LE LASTIMARON TANTO
QUE NO PUDO SEGUIR ANDANDO.

PERO A UN LADO DE LA CARRETERA
HABÍA UNA PERSONA
QUE VENDÍA PIES.
ASÍ QUE EL RATÓN SE QUITÓ SUS VIEJOS PIES
Y SE PUSO UNOS NUEVOS.
Y ASÍ ANDUVO HASTA LLEGAR
A CASA DE SU MADRE.
CUANDO LLEGÓ,
SU MADRE SE ALEGRÓ MUCHO DE VERLO.
LO ABRAZÓ…
…Y LE DIO UN BESO
Y LE DIJO: - ¡HOLA, HIJO!
¡QUÉ BIEN TE ENCUENTRO
Y QUE PIES NUEVOS
TAN BONITOS TIENES!



©Arnold Lobel


copyright © Kalandraka


"Argentina crece leyendo"
FacebookTwitterYouTube
“Por una biblioteca popular más inclusiva, solidaria y comprometida con la sociedad”
Ir Arriba